PRELATURA

DE JULI

QUIENES SOMOS

HERMANAS MISIONERAS DE LA CARIDAD - JULI

¿Quiénes somos?
Nuestra congregación, conocida como las Misioneras de la caridad, es una familia religiosa internacional de derecho pontificio compuesta de ramas activas y contemplativas con votos perpetuos y públicos de castidad, pobreza, obediencia y servicio gratuito y de todo corazón a los más pobres de entre los pobres, completamente aferrados a la persona de Jesús y a su obra:

  • Guiando a cada una de nosotras al perfecto amor de Dios y nuestro prójimo; haciendo que la iglesia este completamente presente en mundo de hoy, por su carácter internacional, nuestra congregación participa de la misión especial de iglesia,Esparcir en todo el mundo el resplandor del mensaje del evangelio.
  • Unificar bajo un espíritu a todos los hombres de cualquier nación, raza o cultura, permaneciendo como un signo de la fraternidad que permite un diálogo honesto y lo vigoriza.
  • Nuestra congregación en general, y cada miembro en particular, están enteramente a disposición de la Iglesia y del vicario de Cristo.

¿Cuál es el espíritu de nuestra congregación?
 El espíritu de la congregación es de confianza amorosa, entrega total y alegría, como lo vivieron Jesús y María en el evangelio.
¿Cuál es nuestro carisma?
Nuestro carisma es saciar la infinita sed de Jesucristo en la Cruz por amor alas alamas, a través de la profesión de los consejos evangélicos y servicio gratuito y de todo corazón a los más pobres de entre los pobres de acuerdo a las constituciones.
¿Cómo vivimos?
Para que la Iglesia pueda brillar como personas unidad en la unidad del padre del hijo y del espíritu santo vivimos en comunidad:

  • Tratando de amarnos unos a otros como cristo nos ama.
  • Testimoniando la hermandad entre todos para así ayudar a la humanidad a convertirse en la familia de Dios en la cual la plenitud de la ley es el amor.

¿Qué hacemos?
 Nuestra misión particular es trabajar por la salvación y santificación de los más pobres entre los pobres, no solamente en las periferias, pero también en todo el mundo donde quiera que ellos estén, por medio de:

  • Viviendo el amor de dios en oración y acción en una vida marcada por la simplicidad y humildad del Evangelio; amando a Jesús bajo la apariencia de Pan;
  • amándolo y sirviéndolo en la apariencia dolorosa del más pobre de entre los pobres, ya sea material o espiritual, reconociéndolo y restaurándole su imagen y semejanza de Dios.

Como miembro de la rama activa:

  • Cuidando a los enfermos e indigentes moribundos;
  • reuniendo y enseñando a los pobres y niños pequeños de la calle;
  • visitando y cuidando a mendigos, leprosos y a sus hijos;
  • brindando refugio a los desamparados y abandonados;
  • cuidando a los no deseados no amados y a los solitarios;
  • proclamando la palabra de Dios a los espiritualmente más pobres de entre los pobres, mediante nuestra presencia y las obras de misericordia;
  • adorando a Jesús en el santísimo sacramento.