PRELATURA

DE JULI

QUIENES SOMOS

COMPAÑÍA DE LAS HIJAS DE LA CARIDAD DE SAN VICENTE DE PAÚL
RESEÑA HISTORICA:

Al pedido de la población de Pomata de volver a contar con religiosa fue escuchado por el Obispo prelado de Juli, Monseñor Raimundo Revoredo Ruiz CM, quien solicito a la provincial de entonces, quien accedió enviar a un grupo de hermanas. La primera comunidad se instaló el 27 de Febrero de 1990, su primer quehacer de la hermanas en esta misión fue conocer la situación social, política y cultural de Pomata y de las comunidades del rededor. Los primeros trabajos fueron las catequesis rurales en las escuelas, el comedor infantil para los niños que provenían de las comunidades campesinas, las dos escuelas y el colegio del pueblo.
La vida Eclesial de esos años exclusivamente sacramental. La Parroquia de Pomata no contaba con un párroco. Desde esa época a dependido las hermanas la administración de los sacramentos, la organización de las fiestas patronales, la atención del despacho parroquial, promoción de las mujeres, formación de los promotores de salud en medicina natural para cada comunidad, contaban con talleres de zapatería, costura y tejido a mano.
VISIÓN
Hermanas que viven con gozo la experiencia de Dios con alegría y apertura al cambio, comprometidas en el servicio solidario y creativo con los más pobres, en fidelidad al espíritu de los fundadores y a la Misión de la Iglesia.
MISIÓN
Somos hijas de la Caridad de San Vicente de Paul, respondiendo a nuestro carisma a Cristo en la persona de los Pobres. “yendo y viniendo” con creatividad y audacia, en comunidad de vida fraterna, manifestando así el amor de Dios a los pobres frente a los desafíos de las nuevas pobrezas acentuadas por la crisis mundial. Revitalizamos el Carisma a la luz de la Sagrada escritura con la Formación Permanente, en la Pastoral Familiar, Juvenil y Vocacional, fortaleciendo nuestro espíritu misionero y mariano.